Git naranja escribe fino…

Git cristal escribe normal. Después de este chascarrillo que mezcla mi más tierna niñez con el motivo que me ha traído a hablaros de Git, comenzaré diciendo que hace ya dos años desde que mi mente se abrió, tanto al control de versiones, como a Git, para mí, el mejor sin ningún género de dudas ¿Y qué es Git? Sé que mucha audiencia del blog lo conoce de sobra, pero también sé que hay otros tantos, como yo en su momento, a los que todo esto de las versiones les sonaba a chino, es más, a complicación a la hora de llevar hacia adelante un proyecto. Un sistema de control de versiones nos debe permitir fácilmente, regresar a versiones anteriores de nuestro proyecto. Esto es sólo la punta del iceberg, dado que Git no sólo nos permite esto, sino que lo complementa con un completísimo sistema de ramas (branch) que hace que un proyecto con muchos profesionales trabajando en él, se convierta en una balsa de aceite. Pero hoy me gustaría referirme, como he dicho antes, a ese grupo de lectores más interesados en la parte más artística del blog. La utilidad de Git en un proyecto de programación o maquetación está más que probada, pero… ¿Por qué no utilizarlo para un proyecto gráfico? Sé que existen sistemas para ello, más específicos, pero no conozco ninguno que pueda compararse a Git en cuanto a potencial, rapidez, escalabilidad, fiabilidad o seguridad. Git es capaz de controlar cualquier tipo de archivos, ya sea un “index.php” o un “landing-page.psd” ¿No darías brazo y medio por librarte de los doscientos archivos que tienes en tu último proyecto del tipo: final-20130105.psd, final-b-20130105.psd, final-c-20130105.psd, para-imprenta-20130105.psd…? ¿Qué me dirías si te cuento que con Git puedes hacer los cambios que te hagan falta, sin renombrar, sin duplicar, y la primera versión de tu portada de revista está aun intacta por si la necesitas? Sería lógico pensar que me preguntarías por dónde empiezar, y yo te respondería (como el conejo del Sombrerero Loco) que comenzaras por el comienzo. Existen infinidad de artículos para profanos en la materia que necesitan ir comprendiendo Git. Yo comencé con uno maravilloso (y gratuito) en Code School. Posteriormente, cuando me di cuenta de que mi vida había cambiado con Git, me fui metiendo más en profundidad con el que creo que es el mejor manual hoy por hoy en Internet sobre Git, además, en castellano – Pro Git. Es más, aun estoy con él, y no creo que lo deje jamás. Se ha terminado convirtiendo en mi manual de cabecera cada vez que se me cruzan los dedos y meto la pata en cualquier proyecto. Al próximo papa hemos de pedirle la beatificación del primir ente no humano, Santo Git

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>